Para amar tienes que amarte

“No hay amor suficiente en este mundo capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.” (Irene Orce)

Desde nuestra niñez, hablar del amor se considera cursi, poético e incluso ridículo en muchos casos, cuesta encontrar a alguien capaz de decir sin temor “te amo” (como mucho algún “te quiero” aislado)… como si mostrar tus sentimientos fuera un síntoma de debilidad que expone tu vulnerabilidad dejándote indefenso en una sociedad disfuncional (emocionalmente hablando). O como si ocultarlos te hiciera más fuerte. Absurdo. Quizás tu incapacidad para amar tenga que ver con tu incapacidad para amarte y eso justamente sea lo que te impide mostrarte tal y como realmente eres. ¿Será por eso que la falta de amor propio cada vez es más notable?

El regalo de amarte a ti mismx

Amor no tiene nada que ver con romanticismo, de hecho el amor romántico es uno más entre tantos. El único amor que realmente necesitas para ser feliz es el amor propio, sinónimo de autoestima que es la percepción que tienes de ti mismx, directamente proporcional a tu nivel de aceptación e inversamente proporcional a tu nivel de vacío interno.

Que no te engañen: la soberbia, el orgullo, la arrogancia, la chulería extrema, la incoherencia, la agresividad o la prepotencia también denotan una falta de autoestima. La verdadera autoestima es sinónimo de humildad, modestia, empatía, generosidad, altruismo, seguridad, respeto, paz interior, sabiduría y plenitud.

Al mejorar tu autoestima, no solo te liberas y te elevas, sino que te empoderas, dándote la oportunidad de conocerte para saber quién eres y también para qué vales, siendo ésta la forma más sensata de conocer tu valor para desarrollarte personalmente y profesionalmente de manera consciente y plena.

¿No sabes qué hacer con tu vida?

Si te sientes perdido/a, si sientes una verdadera necesidad de cambio, si no sabes por dónde empezar, si quieres reinventarte o rediseñar tu vida… para y reflexiona. El esquema simplificado sería el siguiente:

  1. AMOR PROPIO Y AUTOESTIMA: me acepto, me respeto y me valoro.
  2. AUTOCONOCIMIENTO Y CRECIMIENTO PERSONAL: me conozco, sé lo que quiero y para qué valgo.
  3. REINVENCIÓN Y DESARROLLO PROFESIONAL: transformo mis talentos y pasiones en una profesión consciente, me diferencio y me pongo en valor.

Hazte un favor y no empieces por el final, tu vida seguirá siendo un sinsentido (lo sé por experiencia propia).

Si logras concluir este proceso, no solo te sentirás mejor y serás mucho más feliz, sino que como “persona transformada” empezarás a fluir de forma más consciente, dando lo mejor de ti, construyendo relaciones más sanas y co-creando una experiencia de vida mucho más gustosa, saludable y placentera.

Todo esto es tan decisivo para mejorar tu calidad de vida, que estoy diseñando diferentes decálogos que a mí mismo me ayudaron y que espero de corazón que también lo hagan contigo, acompañándote en cada una de las etapas de este maravilloso viaje. Puedes descargarlos gratis en la sección “recursos” de mi página web.

¿En qué fase te encuentras tú ahora mismo?

Leave a Comment.

© Todos los derechos reservados. Web creada por HUMANS.