Ahora más que nunca: (c)alma

Vivimos en un mundo volátil, incierto y cambiante. Es un momento decisivo, posiblemente estemos viviendo un salto evolutivo sin precedentes en la historia reciente de la humanidad.

Nos adoctrinaron en la escuela industrial para buscar la seguridad, por eso la inestabilidad nos afecta tanto y el cambio nos produce tanto malestar. Vivimos con miedo y profundamente narcotizados en esa zona de comodidad que tanto esfuerzo nos ha costado crear y que nos hemos creído como sinónimo de libertad, pero en realidad estamos esclavizados en una cárcel mental: hemos sido víctimas y nos hemos acabado convirtiendo en nuestros propios verdugos gracias a un sistema que no deja de alimentar nuestro ego más profundo. La incertidumbre, el miedo y el ruido mediático bajan nuestra vibración, nuestro sistema nervioso se altera, el estrés eleva el nivel de cortisol y la amígdala se dilata, por eso somos tan vulnerables. La fragilidad del mal llamado “estado de bienestar” es incuestionable. Tan solo hay una verdad universal: el cambio es inevitable si queremos progresar.

Ya no se trata de valorar opciones como el emprendimiento, el crecimiento personal, la espiritualidad, la reinvención profesional, la alimentación consciente, el consumo sostenible y responsable, la inteligencia financiera o la emancipación emocional, es que ya no nos va a quedar mas remedio que despertar si queremos sanar, avanzar y afrontar la crisis holística que se avecina, y sobre todo no dejarnos engañar, aceptar lo que no podemos cambiar para darnos cuenta que todo esto es una oportunidad para reflexionar, amarnos de verdad, mirar en nuestro interior, conocernos, empoderarnos y desatar todo ese potencial que llevamos dentro. Quizás si fueramos conscientes de nuestra tremenda capacidad nos empezaríamos a cuestionar un poquito las cosas. Quizás sea el momento de transformar el conformismo y la ignorancia por aceptación y autoresponsabilidad.

El verdadero problema no es el virus, sino las consecuencias del virus, todo esto saca lo mejor y lo peor de la humanidad. En tiempos de crisis, unidad, amor y solidaridad. Ahora más que nunca, mucha (c)alma.

[TEXTO PUBLICADO EN INSTAGRAM]

Leave a Comment.

© Todos los derechos reservados. Web creada por HUMANS.