,

Marketing, el arte de enamorar cada día

Marketing_san_valentin

14 de febrero, el día de los enamorados para algunos, una fecha como cualquier otra para muchos. Hoy el amor es el protagonista, o no. Tanto si tienes mariposas en el estómago como si lo que tienes son náuseas provocadas por la marea roja de corazones, te comparto los 5 principios fundamentales del marketing aplicables también en tu vida personal. Porque el marketing, el amor y las relaciones de pareja son muy parecidos.

Si defino brevemente una palabra conocida por todos de la siguiente manera: “establecer vínculos emocionales para que se enamoren de ti…“, podríamos estar hablando del amor, de las relaciones de pareja, pero… ¿qué es sino el marketing?

Según Philip Kotler, padre de la disciplina: “el marketing es un proceso social (…) mediante el cual individuos (…) obtienen lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos de valor con sus semejantes”. Según la RAE (tercera acepción): “el amor es un sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo”.

Muchos expertos defienden que las relaciones empresa-consumidor se basan en nuestras propias experiencias y emociones. El marketing, el amor y las relaciones de pareja se asemejan mucho, se parecen tanto que siguen el mismo patrón, crear relaciones duraderas entre individuos que se atraen, y los principios básicos para que uno u otro resulten exitosos son aplicables en ambos entornos. 

Principios básicos: el arte de enamorar cada día

 

A continuación, los 5 principios generales del marketing moderno aplicables también en las relaciones de pareja para conseguir resultados positivos, consejos básicos que solemos olvidar:

1.- Comunicación: escucha bien para entender sus gustos y necesidades

El arte de saber escuchar, y no sólo eso: escuchar y entender. ¿Cómo vas a fidelizar si no sabes lo que le gusta? ¿sabes lo que quiere? ¿cómo y cuándo lo quiere? ¿estás cubriendo sus necesidades básicas? En el amor, al igual que en cualquier empresa, la clave es mostrar interés y conocer a la otra parte, tanto que seamos capaces de brindarle aquello que quiere cuando y como lo necesita (sin dejar de ser nosotros mismos, sin perder nuestra marca personal). Comprender es vital para mantener el interés y evitar que se vaya con la “competencia”.

2.- Sugiere, seduce y déjate querer

Ir por la vida de Chuck Norris o de femme fatale está bien, para un rato. Tienes que ser humilde, accesible pero sin ser facilón. El arte de la seducción lo dominan las personas o empresas seguras de sí mismas. Existen muchas fórmulas posibles, pero todas coinciden en algo: ser irresistibles. George Clooney, Angelina Jolie o el iPhone son irresistibles. Tú también lo eres, aunque no lo sepas. No se trata de ser guapo/a o ser el mejor en todo, se trata de seducir, cautivar con aquello que te distingue, ser capaces de enamorar con naturalidad. Lo auténtico enamora. No olvides nunca que la verdadera belleza es una actitud, y que eres increíblemente atractivo/a cuando eres auténtico/a.

3.- No descuides tu imagen

Una vez consiguen a la chica o el chico de sus sueños, muchas personas se descuidan. Lo mismo ocurre con las marcas: el grave error de muchas empresas está en focalizarse en la búsqueda de nuevos consumidores, olvidándose de cuidar (fidelizar) a los clientes actuales. El branding es un esfuerzo constante por mantener viva nuestra imagen de marca, la emoción del principio, tal y como el primer día (o mejor). Ser memorables y necesarios. No dejes que la llama se apague por descuidarte: sigue cautivando como si no hubiera un mañana, ¡no dejes que pierda el interés!

4.- Los celos en pequeñas dosis: “es bien”

Tener celos no es malo, quiere decir que algo nos importa. Pero como todo, en exceso, puede resultar nocivo. Existe una competencia feroz, demasiadas ofertas o propuestas parecidas a la nuestra o a nosotros, por eso es importante recordarle que nos importa y demostrárselo de vez en cuando (sin esperar al 14 de febrero): un gesto o un detalle son suficientes para reconocer su afecto o lealtad con el paso del tiempo.

5.- Y lo más importante: constancia

¿Qué haces cuándo ya vinieron, compraron o sencillamente te eligieron? San Valentín es los 365 días del año. Se trata de mantener viva la ilusión, hoy, ayer y mañana. Por eso, si iniciábamos este post con la definición “establecer vínculos emocionales para que se enamoren de ti…” – añado – “…cada día”. Es precisamente ahí donde reside la base del éxito, en tu vida profesional y personal. Love is in the air… el amor como el marketing está en todas partes, al final todos lo experimentamos alguna vez (de una u otra forma). Si consigues que tu pareja o cliente se enamore de ti, cuídal@. Si has encontrado el amor, celébralo cada día y no dejes que la chispa se apague.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Marketing, el arte de enamorar cada día, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *